El corto camino de la República

Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Archivos - Año 2013

Un poco más que democracia

Algunas personas, incluso algunas muy allegadas a nosotros, le tienen miedo a la palabra ENEMIGO. Las palabras son solamente palabras. Los contenidos le ponen el resto. Si le tenemos miedo a la palabra enemigo, podemos pasar veladas enteras equivocando con quien dormir...

En su campaña presidencial Raúl Alfonsín decía que con la democracia se come, se educa y se cura. Y, además de hacer una excelente campaña (David Ratto, publicista ad honorem del ex Presidente), el tipo tenía razón.

Con la democracia se puede lograr que los pueblos tengan acceso a esas garantías que la Constitución brinda, pero que caen en letra muerta si no hay voluntad política de ponerlas en acción. Así pasaron desde entonces 20 años hasta que un día un tipo llamado Néstor Kirchner asumió como Presidente y entonces los papeles y los discursos pasaron a ser reemplazados por los hechos.

Entonces de ser un país que tenía el 26 % de desocupación pasamos a crear 5 millones de puestos de trabajo en diez años. El PBI destinado a educación pasó del 3,64 % a 6,5% anual en la década 2003-2013. El índice de pobreza bajó del 54 % al 5,4 %. Y así los indicadores económicos que ilustran las políticas de inclusión van cubriendo las necesidades que son como siempre para el peronismo: derechos por satisfacer.

La semana pasada hablando con una joven (que antes de dar ninguna opinión me sacó chapa de "yo de política no entiendo") me dijo algo que es para seguir tomando en cuenta.

No digo que muchos de nosotros lo sabíamos, para que la soberbia no parezcalaúnica manera de decir estas cosas, sino que en sí mismas ya tienen implícita una cuota de: Pero...

Me dijo: "Yo creo que la democracia debe dar lugar a opinar distinto". Y yo, que esa mañana no estaba con ganas de convencer "de a poquito", le dije: "yo creo que cuando los jóvenes como vos, es decir, tus hijos o tus nietos, nazcan a la política creyendo lo opuesto, ahí habremos ganado la batalla cultural".

Se quedó mirándome. No sé si me expliqué lo suficiente. Tendré ocasión de hacerlo mejor si me lo pide. Cuando tomemos en cuenta que la República tiene un límite, concretaremos la gran batalla revolucionaria que el Peronismo siempre levantó.

Cuando la compañera Presidenta dice: “No se confundan, no se confundan, hubo una vez o varias tal vez, que algunos pensaron que tanto peor, tanto mejor. Nunca nadie se equivocó tanto. Es mentira; cuando las cosas empeoran, empeoran para todos y si no, acuérdense de aquel 2001 que vivimos los argentinos”, está tratando de que nosotros podamos entender hasta dónde y de una vez por todas debemos profundizar estas políticas.

Cuidar lo que hemos conseguido no es simplemente cantar “la vida por Perón”, porque la sangre de nuestros compañeros se derramó mucho más aún después de muerto el General. Los enemigos del pueblo siguen acechando igual que entonces.

Cada vez que un gobierno peronista asume la responsabilidad política que lleva en su doctrina, estos buitres no dejan de revolotear esperando el momento de sacar provecho.

Cuando eso que llamamos ideología no tengamos que explicarla, cuando no sea igual que haya a que no haya pobres, cuando lo público se privilegie sobre lo privado, cuando estemos seguros de que para los argentinos la patria es el otro sin necesidad de declamarlo, para entonces tendremos en claro que los enemigos existen.

Mientras andemos buscando consensos para no ofender susceptibilidades, porque no es lo mismo “peronista” que kirchnerista” o “transversal” que “popular” mientras pensemos que hablar con las palabras correctas puede ofender “votos amigos” vamos perdiendo algún tiempo. Tiempo de formación política para que no sea necesario explicar que los pobres son una necesidad de los ricos. Cuando los que más tienen, puedan asumirse como privilegiados de un sistema excluyente y no, merecedores de sacrificios individuales, habremos avanzado.

Mientras tanto sigamos usando la hermosa lengua castellana. Es muy rica, es muy hermosa y sus palabras tienen el significado que los pueblos le dejan como impronta.

A los enemigos, en este lado del mundo, les decimos ENEMIGOS.

Ya lo veremos. Estamos mucho mejor, vamos ganando pequeñas contiendas, ya llegará el día de la victoria. Vamos por lo que falta.Ya llegará ese día.



De qué se trata


“Antes los jueces hablábamos de ropa o de vacaciones, ahora hablamos de política”


Comercio dio a conocer los listados de precios acordados con los Súper


Saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo, en serio y a full


¿Una nueva "Alianza para el Progreso" en América Latina?


Kunkel: "Estamos en el inicio de la década de la consolidación definitiva del estado de bienestar"

 





Redes Sociales de Megafón