Artículo 14 bis

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Archivos - Año 2012

Editorial de un día agitado

No hay manera de hacerle un paro a un gobierno popular. O sí. La manera es tal vez apenas una parte del paro. Lo importante es la significación política de la medida. No comparto el argumento descalificador de decir que “este es un paro político”, todos los paros son políticos. Porque la política nos atraviesa siempre es que en los gremios también hacemos política, y eso está muy bien.

Los gremios tienen la participación política de sus afiliados y la democratización que dan las bases para tomar medidas extremas como lo es un paro general. En asambleas es donde se decide una medida de fuerza. En asambleas participativas.

Tal vez hoy debamos hacer la lectura introspectiva de la poca participación sindical de los trabajadores en la política de sus gremios. Cuando en los '80 y '90 nos llenábamos la boca de verdades absolutas contra los burócratas sindicales, y levantábamos los puños a favor de la participación libre y democrática en las elecciones de las comisiones internas, teníamos razón. Tanta razón que al perder las fuentes de trabajo, perdimos el brazo más importante de la política nacional: el movimiento obrero organizado.

Levantar el país costó mucho. Néstor Kirchner sabía que tener a la CGT al lado daba respaldo político frente a los poderosos y legitimidad y confianza en los trabajadores.

Juntos, porque eso es el peronismo, laburar juntos en beneficio de todos.

Tal vez, estuvimos amontonados, sí. Pero para pasar la zaranda es necesario tener nuevas voces que hablen desde las fábricas, desde las bases, desde los gremios. No hay manera de renovar la política sindical si los reinsertados en el sistema laboral no toman conciencia de la importancia de la sindicalización.

Con el neoliberalismo perdimos la cultura de la participación colectiva, y aún no la hemos recuperado. Pero vamos por eso, hay materia prima, no vamos a entregar lo que tanto nos costó recuperar: el trabajo. Porque también es conciencia laboral saber que desde la participación sindical se sostienen las fuentes de trabajo.

Apenas termino de escribir esto y me vienen miles de imágenes a la memoria, entiendo que muchos argentinos comparten mis recuerdos. Por eso se me ocurre que viene bien refrescar por las dudas haya alguien menos memorioso por ahí.

Compañero titular del gremio de Canillitas, Omar Plaini, ¿Te acordás cuándo militamos juntos la Ley de Medios? ¿Cuándo el enemigo estaba en la vereda de enfrente y no dándote letra para parar contra este gobierno peronista? ¿Te acordás cuándo hace 3 años se votó en el Congreso el descanso del "Día del Canillita", reclamado por tantos años?

Compañero empleado del Estado, tal vez afiliado a ATE, ¿Te acordás cuándo el Gobierno de la Alianza te bajó el 13% de los sueldos? Tampoco olvidarás aquellos “bonos” que a modo de “consuelo salarial” te enchufó el gobierno de Fernando de la Rúa.

Y vos, compañero gastronómico, ¿Te acordás cuando los restaurantes donde laburabas cerraban porque la gente no tenía guita para ir a comer afuera, y vos te quedabas sistemáticamente sin laburo?

Con el compañero Piumato la cosa es más fácil, seguramente no se olvida que desde esta columna militamos en el año 2005 su candidatura a diputado por el Frente para la Victoria, por la ciudad de Buenos Aires.

Con los compañeros de Aerolíneas Argentinas, con ellos es muy fácil, porque cuando recuperamos nuestra línea de bandera, ahora nomás, en el año 2008, volvieron a sentir el orgullo de pertenencia que solamente se siente con el respaldo del Estado Nacional en una empresa estratégicamente emblemática.

Y los compañeros ferroviarios, esos por quienes Mariano Ferreyra dio su vida, esos que quieren desburocratizar el gremio, esos que desean ver condenados a los responsables de ese crimen, esos entienden de qué estoy hablando.

Tampoco debo dar muchas explicaciones a los compañeros bancarios, que hoy discuten bajar el mínimo no imponible porque sus salarios son todos afectados para el pago de ganancias, cuando en tiempos no muy lejanos (apenas 10 años) solamente los cargos ejecutivos eran alcanzados por ese impuesto.

Y a los compañeros camioneros (incluídos los recolectores de residuos) ¿qué puedo comentarles que no sepan? ¿Te acordás Moyano cuando dijiste “El día de ayer ha sido un día histórico. Se ha recuperado la soberanía del dinero que mensualmente depositan los trabajadores” al día siguiente del fin de las AFJP? Flagelo del neoliberalismo que condenaba a los jubilados, estafaba a los laburantes y hacía millonarios a unos pocos especuladores financieros.

De este lado, del lado de los que estamos sosteniendo las mismas banderas de siempre, aún tenemos presentes las palabras del compañero Néstor Kirchner en aquel acto, cuando nos dijo a los laburantes "Vamos a seguir siendo heterodoxos, keynesianos, como siempre peronistas", y convocó a estar "todos juntos para sostener banderas, principios, utopías, las de nuestro inmortal conductor, el general Perón y la inmortal Evita".

¡Qué lo parió a la memoria! Para algunos es una suerte conservarla, para otros una oportuna decisión perderla, para los menos una fastidiosa molestia que nosotros la reivindiquemos.

Para todos, la memoria siempre rescata a los pueblos…

 





Redes Sociales de Megafón