¡17 de octubre, Presente!

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Archivos - Año 2012

Si no hubiera existido la gesta del 17 de octubre de 1945, seguramente la historia de la Argentina estaría escrita con otras letras. Pero los hechos nunca pasan por casualidad, sino por causa y efecto de los actores que integran ese momento y la decisión política de tomar un camino y no otro.

El pueblo argentino fue el director de la escena más sentida de esa historia que tuvo como primer actor al hombre que generó los sentimientos más encontrados de nuestra vida política.

A partir de ese 17 de octubre, esa fecha se convirtió en una fecha patria más.

Sin exagerar ni querer herir la susceptibilidad de nadie, causando reacciones de odio, enfrentamientos y muerte o por otro lado, euforia, amor y compañerismo: esa fecha es una Fecha Patria.

Si nada fue igual después del 25 de mayo de 1810, ni después del 9 de julio de 1816, tampoco después del 17 de octubre de 1945.

En los tiempos que corren tal vez suene soberbio y fuera de contexto este reclamo, pero esta fecha le costó a la Argentina tanto como aquellas. Nuestros hijos deberían tener acto en las escuelas para conmemorar esta fecha, porque la educación es lo que es hoy “libre, laica, gratuita” entre otras cosas, gracias a que existió ese día.

Deberíamos ponernos de pie en nuestros lugares de trabajo y cantar el himno porque la defensa de las reivindicaciones laborales tuvo un espacio a partir de ese día.

Hay un país que no puede, aunque no comparta el sentimiento, desconocer los cambios que en beneficio de los más necesitados se dieron porque hubo un 17 de octubre de 1945.

En los libros de historia cada hoja contiene 50 años y leerla lleva muy poco tiempo; hoy se cumplen 67 años de esa fecha tan cara para los argentinos y tan sentida para los peronistas, tomemos más tiempo al leer esas páginas, para poder entender qué nos pasó, y seguir encaminados recuperando cada día, la esperanza de lograr definitivamente, “esa Argentina grande con que San Martín soñó”.

Para poder levantar bien las banderas, no solamente hace falta tener la ca

ña muy alta, hay que conocer el costo que significó sostenerla en alto para tantos compañeros a lo largo de la historia del peronismo.

La memoria rescata a los pueblos. Los argentinos podemos dar cátedra de esto.

No olvidar aquel 17 nos renueva energías y nos dignifica ideológicamente. Nada nos pasa sin ser los protagonistas, y ese día el pueblo fue el protagonista.

Para poder tener mañana el “protagónico” aprendamos de quienes dieron todo para que hoy tengamos la felicidad de estar en el escenario. El rol colectivo es el más relevante en la política. Para destacarse simplemente hay que pensar en plural, sumar compromiso, hacer propia la causa común y trabajar para incorporar a los que aún están afuera.

Esos fueron los apotegmas del pueblo aquel 17 de octubre, por ellos, hoy tenemos presente. Asumir nuestra obligación militante garantizará el presente de los que vendrán.

AYER COMO HOY, LA PRENSA INDEPENDIENTE, HACIENDO SU TRABAJO


El “Plan B” de Macri: si acepta el subte, aumentará la tarifa


La jueza cuñada del "obispo"


Sabés qué, no te creo


La masacre tuvo su día de justicia 40 años después


Hundidos


No se Ghana para sustos


El Nobel de la desvergüenza


Seguro que no


“El riesgo de La Cámpora es terminar como la Coordinadora”

 





Redes Sociales de Megafón