Dentro de la ley; casi todo

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Archivos - Año 2012

En UNASUR también: Unidos y Organizados

Ya no hay lugar para estos mecanismos destituyentes en una región consolidada.
Tampoco hay lugar para flaquezas.
Ni son tiempos simples, de medidas sencillas.
No es momento de frágiles mandatarios.
Todos estamos muy atentos, muy seguros de cuál es el espacio a defender.
No podremos descuidar la atención, los buitres revolotean y siempre los cadáveres responden al pueblo.
Memoria, verdad, justicia son banderas que Latinoamérica no deja de sostener bien alto.
Los hermanos paraguayos serán los seguros dannificados de semejante atropello a las instituciones democráticas del país.
Estamos juntos, los pueblos estamos juntos. Los gobiernos están en coordenadas para seguir el rumbo que los pueblos empujamos.
La lucha no tiene fin.
La victoria es como la utopía ...

La Revolucion es un sueño eterno, decía Castelli. No hay manera de analizar desde la piel propia el dolor ajeno. Los pueblos forjamos nuestros caminos mientras vamos caminando y los conductores no siempre han estado a la altura de los anhelos populares. Paraguay ha sufrido la penetración cultural, social y política tal vez más perversa de la región, y no pudo aún salir de esa trampa del sistema. Es un país donde los terratenientes y los narcos sostienen el mismo poder desde hace décadas. Los pueblos hermanos debemos estar atentos y brindar apoyo a quienes puedan cambiar esa realidad imperante. La política de la UNASUR debe ser, justamente, tarea consolidadora hacia una Latinoamérica libre. Repito, la revolución aún está en nuestros sueños. Hay que laburar mucho para poder alcanzar la libertd de los pueblos.

Tal vez, todo esto que pasó y está pasando tanto en Paraguay como en el resto de la región, no tenga nada más que ver con más de lo mismo. Insisto en observar los pasos que cada uno de los mandatarios van dando. La semana pasada, la compañera presidenta Cristina Fernández se reunió con el mandatario de Rusia, Vladimir Putin en el Centro de Convenciones donde deliberaron los presidentes en el marco del segundo plenario de la cumbre del G-20, en Los Cabos, México. Rusia es la llave del gas de medio mundo, como sabemos. El "chantaje" de Paraguay por la energía de Yacyretá no es poca cosa. Los nuevos paradigmas ya no los marca EEUU, al menos no, como estábamos acostumbrados, y a eso tenemos que prestar atención para poder analizar con firmeza pero sin temores, con ideología pero sin infantilismos. La militancia se construye también con sangre. Los peronistas hemos sembrado el suelo de esta Patria con la sangre de nuestros compañeros. Ya no queremos más guerras, ningún pueblo las quiere. Las distintas piezas del rompecabezas están aún muy desparramadas, debemos hacer mucho esfuerzo para poder terminar el "gran mapa Latinoamericano" para Latinoamérica.


La audacia y el deseo

por Rosy Goldman

Psicoanalista

El presente artículo pretende ofrecer un aporte desde el psicoanálisis sobre lo que podemos llamar la importancia de que sea una mujer quien comande actualmente el cambio de época en la realidad argentina de estos últimos años.

Para eso tomamos el título de esta revista como puntapié inicial a los fines de relacionarlo con lo sucedido luego de la crisis terminal de 2001: el deseo decidido encarnado en una figura política como la de Néstor Kirchner , que no vaciló en asumir el rol histórico en que la hora lo colocó y que llevó como una bandera el “basta ya” a los vacíos y mentirosos discursos y hechos que habían subsumido a la política en el peor de los destierros.

Es así como en pleno auge del discurso capitalista salvaje apareció el deseo inquebrantable de quien iniciara un capítulo nuevo en la historia política de nuestro país.

A la luz de los acontecimientos posteriores y también previos, podemos inferir que ese deseo estaba fogoneado y causado por una mujer (Cristina, su compañera), incluso a través de sus propias convicciones. Las mismas que ninguno de los dos dejaron “en la puerta de la Rosada”.

Néstor y Cristina, se convirtieron, de esta manera, en bisagra que implicó un “cambio de época”. Él produjo (aun desde su incómodo porcentaje de votos en 2003) las condiciones políticas necesarias para que se concretara un viraje en las viejas políticas neoliberales, rumbo a una osada travesía por senderos que aun hoy se transitan no sin escollos y riesgos, pero con un horizonte amplio y una coraza protectora de la debacle internacional de los mercados en el Norte y en el viejo mundo.

Repetimos: esto no se realiza sin el empuje que puede provocar y causar una mujer a un hombre, no dejándolo rumbear por inútiles devaneos cobardes.

Me permito introducir aquí un concepto psicoanalítico: las mujeres, por estructura, “no tienen nada que perder”, porque simbólicamente están privadas desde el inicio en lo real del cuerpo. Esto las hace –entre otras cosas- menos temerosas, más audaces.

Tal es así, que ante el hecho cruento que tuvo que padecer Cristina Fernández de perder a Néstor Kirchner, su compañero inseparable, al que amó casi toda una vida, no vaciló en tomar la posta y continuar el duro camino emprendido, primero con él, luego en conjunto, redoblando muchas veces la apuesta, no por el rédito político justamente, sino incluso enfrentando a sectores del poder real, corporaciones y monopolios económicos que dictaron las leyes por años, pese al gobierno de turno.

Esta convocatoria, pese al machaqueo de la prensa opositora, cautivó a mucha gente, ciudadanos, militantes, enamorados de las utopías que sumaron un 54% en las últimas elecciones y que apostaron a un proyecto de inclusión, con memoria, verdad y justicia. Continúa, “ya sin él”, con lo cual se reafirma que es su calidad de mujer lo que le permite tanta audacia y coraje (además de sus dotes intelectuales y de oratoria) para encabezar y dirigir las riendas muchas veces rebeldes del presente modelo inscripto en un proyecto nacional y popular.

Y es este mismo deseo, decidido y encarnado, inclusivo, el que le permite aunar esfuerzos, convocando a la mayoría de la población.

Su posición femenina la vemos reflejada en su exclamación contundente: “Soy fuerte, pero sola no puedo”, convocando al trabajo conjunto y militante –como seguramente lo había hecho con Néstor- mediatizando una función causante. Es desde su falta q causa.

Esto demuestra que lo que para algunos es omnipotencia, es en realidad liderazgo; quien la llama sorda a los reclamos de la gente, queda opacado ante el ensordecedor grito del pueblo por liberarse de la mentira y los eternos ajustes. En medio de un mar complejo y espeso, como es la vida política de un país, ella conduce con pasión, con las convicciones nunca abandonadas y con ese deseo implacable que la impulsa siempre a ir por más.


“Nos unen los mismos objetivos”


"La vinculación con China es una oportunidad histórica para el Mercosur", dijo la Presidenta


Inversión extranjera directa en Argentina. Mitos y realidades


Apuesta por el empleo y el crecimiento


Una balanza más equilibrada


Los ricos y sus riquezas


En la Argentina se paga uno de los impuestos a las ganancias más bajos del mundo


El pacto


Querido ex enemigo


Moyano y sus amiguitos


La edad de la inocencia


Unasur


Toma de los trabajadores de la TV Pública


Con una medida judicial, los artesanos vuelven a la calle Perú


Tomada instó a intensificar el compromiso concreto para erradicar el trabajo infantil

 

 

 





Redes Sociales de Megafón