En su memoria

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Archivos - Año 2010

Para mí

de Patricia Fortino

Nosotros como usted, compañera Presidenta, necesitábamos al hombre, para mito teníamos tiempo.

Para mí, Evita fue un mito que colgaba en foto dentro del placard de mi abuela Blanca. Con el tiempo, la historia estudiada y la vida militante, fui resignificando su lugar. Pero mito siguió siendo.

Porque pertenezco a los sobrevivientes, esos que éramos muy pavos al tiempo del Proceso y que ni la pena valíamos para chuparnos. Generación que, o se convirtió en miedosa por haber crecido entre las amenazas de la dictadura o decidió sumarse a las utopías resucitadas en los '80.

Casi, casi, fuimos lo mismo. Los que decidieron quedarse en la ventana mirando pasar la historia de la recuperación de la democracia y los que nos sentimos defraudados por una fragilidad gobernante en los comienzos, mutada a entreguista en los '90. Todos, los observadores y los protagonistas defraudados, fuimos las nuevas víctimas del sistema.

Humillados por propios y ajenos, los peronistas sentimos que venían tiempos difíciles allá por el '99. ¡Qué buena intuición tenemos algunos! Aún no podemos medir la dimensión de aquella catástrofe en toda su magnitud. El 2001 nos encontró mucho peor que “dominados”, nos encontró rendidos, deprimidos no solo económicamente. La crisis más importante de nuestra historia constitucional y sin palenque donde rascarnos.

Igual nos rascamos, y seguimos buscando roncha para seguir rascando. Porque cuando pica, la política prendió, como la vacuna.

Así a tropezones y porrazos llegamos al 2003. ¡Recuerdo qué pocos que éramos los que todavía soñábamos! Algunos de nosotros no tenemos cura y seguimos apostando al 37, a sabiendas que ese número no está en el paño, pero somos cabezas duras, románticos, incorregibles, peronistas …

Lo demás ya lo dije muchas veces. Lo defendí cada vez que pude y lo sentí en cada minuto militante.

No tengo el consuelo de los creyentes ni la indiferencia de los tontos para poder levantarme de este dolor inmenso que nos deja la muerte de Néstor.

El compañero volvió a poner en escena a la juventud, pero no sólo en la escena de la militancia, que ya es mucho, los trajo a la vida, a la construcción de un futuro, a la formación política, al interés por aprender porque empezaba a haber destino posible para ellos.

Habíamos perdido la capacidad para enamorarnos y eso es grave. Porque en la política como en la vida misma, el amor es la llama de todas las esperanzas. Recuperamos los sueños, Néstor nos dijo desde ese primer día que nos invitaba a soñar con una Argentina diferente y en ese momento, los que esperábamos hacía tanto recuperar nuestros sueños caídos en harapos por el neoliberalismo, sentimos que algo bueno nos estaba pasando.

Y fuimos entre todos y todas recuperando los sueños y volviéndonos a enamorar.

Durante los cuatro años del Gobierno de Néstor tuvimos sorpresas con las que en la segunda década infame, ni dormidos nos permitíamos imaginar. Derechos Humanos fue la frutilla de la torta. El cuadro del asesino, bajado en la Casa Militar ; la derogación de la Ley de Obediencia Debida para poder juzgar a los genocidas. Otra vez del lado de los buenos, de las Madres, de las Abuelas, de los Hijos. Recuerdo el acto en la ESMA aquel aniversario del 24 de marzo del 2004. En el tren íbamos los que estábamos anchísimos de emoción y por si fuera poco, acompañados por nuestros hijos. Cada vez que lo recuerdo vuelvo a llorar.

No sé qué vamos a hacer ahora en ausencia del compañero Néstor, sé lo que no vamos a hacer.

No vamos dejar nuestros sueños en su solapada muerte así como él no abandonó sus convicciones al asumir como Presidente.

No vamos a permitir mezquindades que nos pretendan desviar el rumbo.

No vamos a abandonar las conquistas ni por presiones ni por flaquezas.

No vamos a soltar la mano de quienes sólo tienen este proyecto para agarrarse.

No vamos a negociar la sangre de nadie con nadie.

No vamos a ceder con quienes nos arrodillaron por décadas.

No vamos a aceptar condicionamientos, ni amenazas.

Aunque hoy nuestra pena nos paraliza por ratos, no vamos a permitir que nos roben la alegría, nunca más.

Para mí, Néstor siempre será EL HOMBRE, mito será para generaciones futuras.


¿De dónde salió esta gente?

por Sebastián Macri

Muchos que suelen inflarse el pecho por ser amigos de Sergio Lapegüe, aún están desconcertados, estupefactos, anonadados, perplejos, atónitos; no entienden de dónde salió esta gente que llora, agradece, se abraza, improvisa discursos sin importarles que enfrente hay 3 o 4 presidentes y funcionarios, no les interesa eso, quieren estar ahí, acompañar, creer que es cierto, saludar, apoyar y bancar.

Pero los amigos de Lapegüe están con peor cara que nosotros, se les mezclan las sensaciones que recién les contaba, también hay temor, incertidumbre; y aunque nunca lo van a reconocer, cargan con una sensación de lo más extraña, “la ingenuidad”, ¿cómo puede ser que sean tantos si la tele y el diario me decía que estaban fritos, sin apoyos, que no los quiere nadie, que están en su ultima hora, que la clase media les da la espalda?
Bueno amigo de Lapegüe, hiciste la más fácil de todas, te sentaste a ver que te decía la tele y la tragaste sin chistar, lamento ser yo quien te informe de esto, pero la realidad no está en la caja boba o en el diario, está en la calle, y como bien verás, son muchos, millones los que eligen vivirla y no que se la cuenten.

Sí amigo, de él, somos muchísimos, y Néstor no era lo que te contaban, en realidad si, era duro, malo, despiadado, pero con los poderosos, y esos mismos son los que lo han bastardeado, injuriado, etc., fíjate que el pueblo, los más débiles, los pobres, están llorándolo y dispuestos a dejar todo por la compañera Cristina, ¿no te diste cuenta??? Prendé la tele, pero no en el canal de siempre, en el establecido, en el que te viene mintiendo hace tanto y ahora no te va a saber explicar que es esto que está pasando.

El año que viene se votará, y yo encontraré a quién represente mis ideales y convicciones en una boleta, vos que sos amigo de Sergio, no lo vas a ver a él, y menos a la empresa para la cual trabaja impresa en una boleta.

Néstor, el primer militante.
NI UN PASO ATRÁS, HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!!!


Ha muerto un militante

por Carlos Benítez

Quisiera si el dolor me lo permite, escribir unas pocas líneas solo para dejar expresado en este editorial lo que siento profundamente acerca de la desaparición física de ese hombre que nos devolvió la alegría de militar.

Cuando allá por el 2003 empezamos a familiarizarnos con el nombre Kirchner, no dejábamos de preguntarnos por lo bajo cuándo iba a dar la voltereta en el aire como habían hecho todos los presidentes desde el advenimiento de la democracia. Pero lo cierto es que cuando asumió, cuando pronunció esa frase que marcaría todo su mandato "no vengo a dejar mis convicciones en la puerta de la Casa Rosada", empezamos a ver en él, que Néstor, se parecía más a un militante que a un lejano Presidente de la Nación.

Cuando vimos hacerse realidad reivindicaciones históricas en el campo de los derechos humanos, la limpieza de esa Corte Suprema vergonzante, restituir los derechos esenciales a los trabajadores, colocar al Estado en el lugar rector, vimos a un hiperquinético militante que no paraba y no dejaba que los profesionales políticos de adentro y afuera lo alejaran de su pueblo.

Cuando reivindicaba a la política como el lugar de participación indiscutido, ahí sentimos que uno de lo nuestros había llegado inesperadamente a donde se llega para cambiar la realidad.

Y cuando el 28 de junio de 2009, tras el traspié electoral, muchos pensaban (entre ellos funcionarios y legisladores) que había llegado la hora de negociar la retirada ordenadamente (o sea, traicionar a los militantes), allí estuvo él junto a Cristina (esa otra gran militante) planteando que de ninguna manera habría retirada, sino que había que redoblar la apuesta e ir por todo lo que estaba pendiente. Ese día, muchos pensamos que estos dos militantes llegaron al poder para reivindicar a los miles que desaparecieron, que estuvieron presos, que fueron olvidados.

Por todo eso, no puedo más que llorar desconsoladamente por la desaparición física de uno de los nuestros. Como si se muriera Raúl, José, Cristina, Susana y muchos otros que tantos años hemos militado en la desesperanza.

Finalmente, es importante dejar claro para que nadie se confunda, que a pesar de estos días de luto y de congoja nadie se irá a la casa. Desde aquí redoblamos el esfuerzo para acompañar a la militante y compañera Cristina Fernández de Kirchner en la construcción de este proyecto nacional y popular, para que aquello que comenzó Néstor Kirchner no sea en vano.

Hasta siempre, compañero militante.


El viernes, un trabajador, padre joven, vino al consultorio a traerme esta carta de su hija para Cristina, el quería compartirla conmigo y le sacamos fotocopia para que me quedara de recuerdo.

Su papá, es recolector, así que quizás es el que todas las noches les levanta la bolsa de la puerta de su casa en alguna zona de capital.

Ahora Roberto, su papá, tiene un compromiso enorme, que es acercarle a Cristina, con su hija claro, esta carta que Camila quiere darle en mano.

Volví a llorar cuando la leí y quise compartirla con Uds. compañeros.

Berazategui, 28 de octubre de 2010

Sra. Presidente:

Mi nombre es Camila y tengo 10 años de edad, ayer, el día 27 de octubre fue el día de mi cumpleaños, pero me puse triste al escuchar que un hombre que hizo tanto por su país, había fallecido, sé que para vos pudo ser muy doloroso, sé lo que es perder a un ser querido ( la nena perdió recientemente a una tía ) pero hay que ver el lado bueno, él ya no sufre y está muy feliz allá en el cielo. Yo la admiro mucho, no solo como presidente, sino como mujer y como persona, vos tenés una familia y todo un país que te apoya y te seguirá eligiendo, no por lo que das sino por lo que sos, sigue adelante y nunca pero nunca olvides que toda la Republica Argentina te apoya, no estés triste y para el año que viene postulate, todos te van a votar.

FUERZA CRISTINA

un gran abrazo Cami


La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner agradece a los argentinos.

http://www.youtube.com/casarosada

http://www.youtube.com/watch?v=fnvsT5IymHA

El odio de los que odian


Escenas que quedarán en la memoria

La muerte del ex presidente Néstor Kirchner no sólo desnuda un profundo dolor y la pérdida de un líder político. Mujeres de todos los sectores y espacios sociales recuerdan la gestión de Néstor, marcada por la unión latinoamericana, el respeto a la diversidad, la equidad social y los derechos humanos. Pero, además, avizoran críticas a Cristina por su condición de mujer. La misoginia mete la cola en medio de un duelo personal y político.


El legado económico de Kirchner

Los especialistas destacan que el ex presidente no sólo propuso una agenda transformadora que recuperaba el ideario de la justicia social y la democratización, sino que, además, lo empezó a concretar, ampliando derechos políticos, económicos y sociales.


Domingo sin fútbol


Comparaciones


El impresentable


El censo que iluminó Kirchner

Ese día en la planilla de los censistas faltaban registrar algunos datos imprescindibles para medir, por ejemplo, la alegría del pueblo, su estado de ánimo, su voluntad política, sus deseos, su opinión sobre el vicepresidente, si había que profundizar o no el modelo de país que gobierna Cristina.


El gran constructor de la política argentina


Todas las voces, todas


El triunfo de la política

El ex presidente logró que se recuperara la autoestima y la memoria de las luchas populares


Un mundo sin Néstor


A nuestros lectores


El abrazo de la presidenta a un ruralista


Grafitis: las paredes volvieron a hablar

La primera pintada de Juan


Mil flores


“Trabajó por los proyectos imprescindibles”

 





Redes Sociales de Megafón