Festejos y algo más

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Archivos - Año 2010

Por Patricia Fortino

Yo nací y llevo vividos en este país algo más de un cuarto de estos 200 años que estamos celebrando.
No estuve en los velorios ni de Gardel, ni de Irigoyen, ni en el de Evita.
Tampoco fui a buscar al General a Ezeiza.
No estuve en el recordado Cabildo Abierto convocado por la CGT para ofrecerle a Evita la candidatura a Vice Presidenta.
Esos fueron hechos contados como los más populares de nuestra historia cívica. Yo no los viví más allá que por los dichos y por los libros; por las imágenes guardadas en cintas o en las memorias nostalgiosas de nuestros viejos.
Por tanto esta vez, para estos festejos Bicentenarios fue mi primera vez.
¡Un debut cívico de aquellos!
Todo el pueblo en las calles de la Patria.
Parece una frase cursi y no me importa.
Es cursi chocarse en cada paso con otro que a su vez al chocarte dice “Uy perdoná” ¿Qué voy a perdonar si en toda mi vida nunca soñé con un festejo así?
Nos cruzábamos de acá para allá, de forma transversal y también en diagonal. Éramos muchos, éramos mucho más que un número de siete cifras. Éramos todas y todos. Porque los que no estaban ahí, estaban en sus casas mirando por televisión o escuchando radio. Multiplicamos y los números nos dejan sin capacidad de respuesta. Bueno, no, a nosotros no. Seguramente hay un sector que sí se quedó sin respuestas y hasta sin preguntas ante tanto aluvión-zoológico-popular.
Dijo Coscia “un 17 de Octubre de la cultura” ¡Pavada de expresión comparativa, compañero!
No es posible hacer esta fiesta para, por y con el pueblo si el pueblo no se siente protagonista.
Es decir, si el pueblo no siente que tiene motivos para festejar.
No fueron los sentimientos celeste y blanco solamente los que nos motivaron al festejo.
Porque cuando juega la Selección y no gana, no salimos a festejar.
Acá, en la previa del Bicentenario hubo muchos goles y esos goles fueron a favor del arco popular.
Ese pueblo que por estas fiestas mayas salió a la calle, se sintió campeón y para el que no lo crea así ¿Cómo dijo el Diego?


¿Y qué es lo que tanto festejan los argentinos?


Declaración del Bicentenario

Todo es historia, en versión multitudinaria

Más de dos mil artistas recorrieron el microcentro de la ciudad para interpretar los momentos distintivos de la historia local, con un despliegue técnico y artístico nunca vistos. La multitud acompañó con emoción la presentación.


Cómo se capitaliza tanta fuerza bruta

Según la mirada de los principales encuestadores del país, los millones que se movilizaron prescindieron de las banderías políticas, pero en algún punto coincidieron con la propuesta del Gobierno.


El Bicentenario y las “promesas truncas” del primer Centenario


Millones de argentinos asistieron a la celebración por el Bicentenario

Una fiesta con el pueblo en la calle


EL CENTRO DE LA CIUDAD SE VIO DESBORDADO POR UNA MULTITUD QUE QUISO PARTICIPAR DEL FESTEJO

“Acá el espectáculo es ver a la gente”


Bicentenario con una propuesta y un protagonista


Una caminata latinoamericana

Fue un trayecto rodeado de cámaras, militantes y simpatizantes para ver la proyección de imágenes sobre la historia argentina en la fachada del Cabildo. Los cantitos del palco oficial del desfile central.


Bicentenario

Abuelo y padre italianos, ante el Centenario. El nieto, escritor, aprovecha este 2010 para convocarlos.


El libro que aún no se puede escribir


DOS MIRADAS SOBRE LA MASIVIDAD Y EL FERVOR POPULAR EN LOS FESTEJOS

La importancia de la participación


La madrugada sin fin

Fito Páez dio un recital para la historia. A las dos, el cierre fue con un imponente show de láser y fuegos de artificio.


El Colón reabre después de tres años

La obra de restauración, iniciada durante gestiones anteriores, fue paralizada durante la actual y se terminó en un final acelerado.


El Colón desde la alfombra roja


En el nombre del arzobispo

Enrique Palmeyro dejó el área de educación privada y lo reemplazará Beatriz Jáuregui, ligada al cardenal Jorge Bergoglio. La dirección maneja 800 millones de pesos en subsidios, el único presupuesto que fue duplicado por la gestión PRO.


El tango tuvo una madrugada para el recuerdo


Una ceremonia con todos


En cada rincón de la Argentina


Los números de la fiesta

 





Redes Sociales de Megafón