El crecimiento de la imagen de Filmus y la incertidumbre de Macri: "el zorro" duda de reinar en el "gallinero libre"

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Archivos - Año 2007

por Alfredo Ossorio

Las últimas presentaciones ante las cámaras de televisión lo muestran a Macri como un hombre irritable, apesadumbrado, seguramente por la incertidumbre que le plantea el crecimiento exponencial de la imagen de Filmus y la condena moral pública a su "incumplimiento de palabra" de presentarse al debate televisivo.

Sin embargo, la irritación y la incertidumbre no lo impulsan a un cambio del monótono y repetitivo discurso de contenido incierto. De nuevo los enunciados incompletos, los títulos, que denomina "propuestas". De nuevo el silencio acerca de quiénes serán los que lo acompañen en su posible empresa estatal. Otra vez su endiosamiento de la gestión y su ocultación de los propósitos que la animarían. De nuevo su igualitarismo formal e irreal de considerar a los problemas de la ciudad como problemas de todos para deducir que la supuesta eficiencia de su gestión sería la respuesta global adecuada para todo, aún prescindiendo de su propósito y, sobre todo, de su significación social.

Este es el ideario del nuevo mesías urbano:

Que los problemas no tienen ideología; son problemas para todos.

Que no existen intereses ni lecturas de la realidad diferentes.

Que todos somos iguales ante la ley por lo que todos somos iguales a todos.

Este "teórico social" unifica así, por un acto discrecional de soberbia, a quienes tienen todo con quienes nada tienen; iguala a los desiguales lo que la historia ha demostrado que constituye el primer paso para decidir a favor de los intereses dominantes.

En su teoría implícita del mercado libre todos son consumidores. Son robots regidos por la ley de la oferta y la demanda y el objetivo "común", tanto de inversores como de consumidores, es el de maximizar utilidades. Omite reconocer la multiplicidad de perspectivas e intereses que diferencian los problemas y las fuerzas sociales y como consecuencia, las prioridades de gobierno.

En su imaginación de empresario, la mayoría en el legislativo "como en los Consejos de Administración de Sociedades Anónimas-  le permitiría tomar decisiones rápidas como, por ejemplo, el aumento de los impuestos en la ciudad, la concentración urbana en las zonas de mayores servicios instalados y mayor precio de mercado, la desaparición represiva de las villas que ocupan zonas altamente rentables, la represión policial a las manifestaciones sociales que obstaculizan el tránsito, etc.

Esto explica por qué no se realizó el prometido debate y por qué Macri trató de condicionarlo hasta concluir que era mejor no presentarse.

Es que Mauricio es un hombre de pensamiento y vocabulario restringidos, de fuertes dificultades para expresar las pocas ideas que, quizás, tenga. Esta limitación conceptual se complementa con una enérgica necesidad de decir "sin decir", de omitir la emisión de palabras que pudieran explicitar, por falta de tacto, sus verdaderas intenciones.

Filmus no es "pan comido". Dotado de una visión sociológica horizontal y de profundos conocimientos sobre la ciudad, vincula conceptualmente y, de este modo, anticipa los múltiples impactos de las decisiones en la ciudad. Ante este rival, a Macri no le es rentable oponer la visión economicista, unidimensional y fragmentaria con la que concibe la realidad.

Por eso estamos en la lucha al lado de Daniel Filmus. Porque tenemos convicciones y tenemos fe en lo que estamos haciendo, desde el llano o desde la función pública, para el país; porque tenemos fe en quién conduce el proceso de dignificación nacional, el Presidente Kirchner; y por todo ello y muchas razones más, tenemos fe en el triunfo del 24 de junio.

 





Redes Sociales de Megafón